Algunas imágenes que aparecen dentro de la novela "Aniledah, El Conjuro del Bardo", realizadas por los ilustradores Gonzalo Mendeverry y Regina Nicoletti. El arte de portada corresponde a una pintora canalizadora que pidió la reserva de su identidad.